Capacitación espermática, Sabes de que se trata?

En andrología se considera como semen normal a la combinación de espermatozoides suspendidos en las secreciones del testículo y epidídimo, y las secreciones de la próstata, vesículas seminales y glándulas bulbo uretrales que se mezclan con aquélla en el momento de la eyaculación. El producto final es un líquido viscoso denominado eyaculado.

Las mediciones del total de los espermatozoides eyaculados no pueden definir la capacidad fertilizante de aquellos pocos que llegan al sitio de la fertilización. Aun así, el análisis del semen provee información esencial sobre el estado clínico del individuo. La recolección y el examen del semen deben ser realizados mediante técnicas estandarizadas.

La capacitación fisiológica de los espermatozoides empieza después de entrar en contacto con el tracto reproductor femenino. Mientras el espermatozoide está en el sistema reproductor masculino, la capacitación está inhibida por sustancias presentes en el plasma seminal. Existen métodos que se utilizan para eliminar el plasma seminal y de ese modo eliminar las sustancias inhibidoras de la capacitación y permitir la colocación de unos espermatozoides capacitados en el interior del útero.

La capacitación espermática emplea una serie de técnicas de lavado con soluciones especiales o con gradientes de diferentes densidades que eliminan del eyaculado restos celulares, bacterias, leucocitos, espermatozoides muertos y lentos, secreciones seminales; al mismo tiempo se selecciona y concentra la población de espermatozoides más fértiles en un volumen aproximado de 0.5mL que se introduce al útero aumentando con ello las posibilidades de fecundación.

Con el fin de que los espermatozoides sean funcionales debemos separarlos lo más pronto posible del plasma seminal. La exposición prolongada de los mismos con los fluidos seminales hace que descienda considerablemente la movilidad y la viabilidad.

El lavado del eyaculado para la inseminación es esencial para recuperar los espermatozoides móviles y mejorar la vitalidad y movilidad de los mismos.

Con la preparación de la muestra de semen, se pretende aumentar la concentración de espermatozoides, seleccionar los de mejor movilidad y morfología, y eliminar el plasma seminal, los restos celulares, los microorganismos y los agentes aglutinantes.

Indicaciones para una adecuada recolección de muestra

Abstenerse de tener relaciones sexuales y masturbación por un período de entre 3 a 5 días.
Producir la muestra vía masturbación sin usar lubricante artificial.
Recolectar la muestra en un contenedor de vidrio o plástico de boca ancha, limpio, sin resto de alimento o alguna otra sustancia. Es importante que se recoja la totalidad del eyaculado. En caso contrario, la muestra debe ser marcada como “incompleta”.
Desde que inicia la recolección, hasta el momento de la entrega de la muestra no debe transcurrir más de una hora; durante el traslado de la muestra se debe conservar tibia, esto tratando de mantenerla pegada al cuerpo.

QUE ES EL VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO (HPV)?

El virus del papiloma humano (HPV) pertenece a la familia Papoviridae y actualmente se conocen 70 tipos. Es productor de verrugas y se vincula con carcinoma cervical.

Los microorganismos HPV, infectan el estrato germinativo (células basales), pero conforme aquellas comienzan a madurar y desplazarse a la superficie epitelial, los productos genéticos virales las hipertrofian. Cuando las células adquieren diferenciación terminal, se producen viriones completos donde el núcleo se degenera y se desarrollan las verrugas. Igualmente, se produce una característica histológica: los coilocitos que son queratinocitos dilatados con halos transparentes que rodean los núcleos arrugados, las cuales en general son células vacuolizadas productoras de viriones en el estrato espinoso. La hipertrofia del epitelio produce acantosis y la aparición de papiloma de tres meses a dos años después del inicio de la infección. Algunos tipos de VPH pueden producir verrugas en el epitelio escamoso localizado alrededor del ano, en el pene, escroto, ingle, en muslos o cerca de éstos. Las verrugas genitales (condilomas acuminados) están relacionadas generalmente con dos tipos de virus del papiloma humano, el VPH–6 y el VPH–11. Las verrugas genitales pueden ser únicas o de múltiples crecimientos, algunas con formas de coliflor, con relieve o romas. Estas verrugas varían en apariencia entre las del varón y las de la mujer:

Mujer: blandas, color gris o rosa, pedunculadas y suelen encontrarse en racimos. Las zonas más afectadas son la vulva, la pared vaginal y el periné.

Varón: blandas, y las que se presentan en el pene suelen ser lisas y papulares; mientras que las del periné asemejan a una coliflor. A menudo, aparecen primero en el prepucio y el glande, y luego en el escroto y la región perianal.

Pueden aparecer varias semanas después del contacto sexual con una persona que esté infectada con VPH, o es posible que se tarden varios meses o años en aparecer; o tal vez, puede ser que nunca aparezcan. Raramente se transforman en tumores malignos.

El papiloma oncogénico, comienza con los primeros cambios citológicos observables al microscopio óptico, denominados displasias. El cáncer cervical es el más frecuente en mujeres que viven en países desarrollados y los tipos mas frecuentes son 16 y 18. El virus se transmite por vía sexual y el riesgo de carcinoma aumenta conforme aumenta el número de parejas sexuales. El VPH se vincula con carcinoma anogenital, subsecuente a condiloma acuminado; y los tipos 5, 8 y 14, con carcinomas de las células escamosas que crecen a partir de epidermodisplasia cerviforme. Los individuos infectados con los tipos de virus 16 y 18, bajo ciertas condiciones presentan una afección precancerosa: neoplasia intraepitelial cervical, pero sólo algunas neoplasias evolucionan a carcinoma del cuello uterino. Los datos de varios estudios sugieren que la infección por VPH representa un factor de riesgo para el cáncer de pene, de ano, vulvares, vaginales y algunos de orofaringe.

El tratamiento consiste en: terapia láser, gel podofilox, crema imiquimod, tratamiento químico (ácido tricloracético y podofilina) y crioterapia. Recientemente, la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos, aprobó una vacuna altamente efectiva para prevenir las infecciones contra los tipos 16 y 18, dos tipos de VPH “de alto riesgo” que causan la mayoría (70 por ciento) de los cánceres cervicales, y los tipos 6 y 11, los cuales causan la mayoría (90 por ciento) de las verrugas genitales.

Universidad Autónoma de México.