¿Puedo ser padre después de una vasectomía?

La infertilidad inducida por la cirugía de planificación familiar (vasectomía) es un problema relativamente frecuente, ya que las circunstancias de cada persona son un factor cambiante que nos obliga a veces a replantearnos situaciones que antes parecían inamovibles.

En IREGCI  ofrecemos procedimientos para identificar y tratar situaciones de esterilidad a veces complejas, disponemos de medios suficientes para solucionar casos en los que, tras haber realizado con anterioridad una vasectomía, el varón se plantea ahora tener un hijo.

Las posibilidades terapéuticas actuales son dos:

Fecundación in vitro con ICSI, Inyección intracitoplasmática de espermatozoides recuperados de testículo, epidídimo o conducto deferente.

Microcirugía reparadora de la vía seminal (Vasovasostomía).

Los factores determinantes en la elección de una u otra opción terapéutica son, en primer lugar, la edad de la mujer (superior o inferior a 35 años) y la previsión de más de una gestación en un futuro.

En el supuesto de que la edad de la mujer sea superior a los 35 años y/o que la voluntad en el seno de la pareja sea la de no intentar más gestaciones una vez conseguida la primera, se orientaría hacia un tratamiento mediante recuperación quirúrgica de espermatozoides más FIV-ICSI.

En esta opción, el tiempo que transcurre entre la aplicación de la técnica y el posible resultado de gestación es relativamente corto y, en el caso de no desear ninguna otra gestación, no será necesario para la pareja la aplicación de métodos anticonceptivos.

Si lo que se requiere es una repermeabilización de la vía seminal con el objetivo de conseguir una gestación espontánea, la opción adecuada será la reparación microquirúrgica de los deferentes. En este caso, y en el supuesto de que se obtenga un resultado satisfactorio tanto en la presencia, de nuevo, de espermatozoides en el eyaculado como en la consecución de una gestación espontánea, la pareja deberá aplicar medidas anticonceptivas en el caso de no desear una nueva gestación. Además, con esta técnica el tiempo necesario para la comprobación de resultados es más largo, por lo que se desaconseja su aplicación en mujeres de más de 35 años.

En los casos en que después de una vasovasostomía no se consigue el embarazo deseado por persistir la ausencia de espermatozoides en el eyaculado o no ser suficientes para una gestación espontánea, se podrá plantear el uso de técnicas de reproducción asistida (FIV-ICSI).

Deja un comentario