Cirugía Videoendoscópicas

La cirugía Videoendoscópica o cirugía de invasión mínima es una técnica que permite realizar diversas operaciones dentro del abdomen en forma similar a las técnicas convencionales, tradicionales y conocidas desde hace mucho tiempo.

¿Por qué usar la técnica Videoendoscópica?

En la cirugía convencional o abierta, para llegar al órgano enfermo el cirujano tiene que hacer un corte en el abdomen, atravesando las diferentes capas de piel, grasa subcutánea, tejidos muy resistentes llamadas fascias o aponeurosis, músculos y un tejido muy fino y moldeable llamado peritoneo. Luego de realizada la cirugía se debe cerrar con suturas, que normalmente están ajustadas, todas las capas que se cortaron al inicio. Esto posteriormente es la causa principal del dolor y las molestias postoperatorias.

La cirugía Videoendoscópica evita estos grandes cortes ya que se trabaja con unas incisiones o cortes muy pequeños, que van desde 10 a 2 mm de diámetro, donde se sujetan unos pequeños tubos que nos permitan llenar el abdomen con un gas y con unas pinzas largas y delgadas realizar la operación.

De esta manera la cirugía Videoendoscópica ha demostrado que el cambio en la forma de iniciar la operación produce menos dolor postoperatorio, el regreso a la alimentación en tiempos más cortos, menor tiempo de hospitalización, regreso a las actividades familiares y al trabajo en menor tiempo, menor cantidad de medicamentos, cicatrices mucho más estéticas y otras ventajas más.

¿Qué personas pueden ser operadas por Videoendoscopía?

Cualquier persona es un buen candidato para una cirugía electiva y programada por Videoendoscopía. También pueden ser operados aquellos que acuden a Emergencia y tienen un problema de solución quirúrgica. Existen muy pocas contraindicaciones relativas para la cirugía Videoendoscópica.

¿Qué operaciones pueden realizarse por Videoendoscopía?

Básicamente todas las operaciones dentro del abdomen, sin embargo también pueden realizarse intervenciones fuera del abdomen como en el retroperitoneo (parte posterior del abdomen o la espalda baja) para problemas del riñón, páncreas, glándulas suprarrenales y otros; en el tórax como lesiones de los pulmones y hasta del corazón; en las articulaciones como rodilla, codo, etc; en los senos paranasales (endoscopía nasal); cirugía plástica; neurocirugía y otras especialidades.

¿Cuáles son los requisitos del equipo quirúrgico?

Es muy importante que el equipo quirúrgico tenga el entrenamiento y experiencia adecuados en la práctica de la cirugía Videoendoscópica. Este entrenamiento debe ser realizado en cursos teóricos y prácticos y con experiencia inicial supervisada. Básicamente cada nuevo procedimiento que se desea realizar debe tener un mínimo de entrenamiento, a mayor experiencia los resultados son mejores y más seguros.