Fertilizacion In-Vitro

Es una técnica que precisa la estimulación previa de los ovarios para que estos desarrollen un número adecuado de folículos. Posteriormente el líquido contenido en los folículos y presumiblemente los óvulos, son aspirados bajo anestesia epidural o general (punción folicular). El mismo día la pareja recoge una muestra de semen, la cual se procesa para seleccionar los espermatozoides y ponerlos en contacto en el laboratorio en una placa de cultivo, permitiendo así que los espermatozoides fertilicen al óvulo in vitro. Los embriones son así transferidos al útero 2–3 días después de la punción folicular.

La FIV está indicada en causas de infertilidad femenina, como la obstrucción bilateral de las trompas. También en casos de factor masculino con insuficiente número de espermatozoides para realizar una inseminación artificial. También cuando tras haber realizado de 4-6 intentos de inseminación artificial no se ha logrado embarazo.

Para la estimulación ovárica primero normalmente se administra un análogo de la Hormona Liberadora de Gonadotropinas (GnRH) durante aproximadamente 8-15 días. A continuación se administran diariamente distintas dosis, según la paciente e incluso en una misma paciente en distintos intentos, de preparados farmacéuticos que contienen FSH Y LH, que estimulan a los ovarios para producir un número elevado de folículos. Durante aproximadamente 8 días se realizan ecografías y mediciones de los niveles de estradiol en sangre, hasta que el número y tamaño folicular son los adecuados. En ese momento se administra una inyección de hCG, realizándose la punción folicular aproximadamente 36 horas después.

La punción se realiza vía transvaginal mediante seguimiento ecográfico y bajo anestesia epidural o general; proceso que dura entre 30-60 minutos y precisa de una estancia hospitalaria de aproximadamente 5 horas, después de las cuales la paciente se va a su casa. Tras la punción las pacientes normalmente se sienten adormiladas y ocasionalmente pueden presentar malestar abdominal. La ecografía permite la visualización de cada uno de los folículos y mediante una aguja acoplada a la sonda ecográfica, se punciona cada uno de los folículos recogiendo el líquido folicular que posteriormente es examinado en el laboratorio para recuperar de este los ovocitos. Los ovocitos recuperados mantenidos se mantienen en un incubador hasta la realización de la técnica. Al mismo tiempo que se realiza la punción o inmediatamente después, la pareja recoge una muestra de semen la cual se procesa en el laboratorio para recuperar los espermatozoides de mejor calidad. Aproximadamente 2-5 horas después de la punción, los óvulos y los espermatozoides se ponen en contacto en una placa de cultivo y se mantienen así en el incubador. Al día siguiente, se observan los óvulos para ver si ha habido fertilización. Es así una técnica de Reproducción Asistida in vitro, ya que los espermatozoides fertilizan al óvulo en el laboratorio. Los zigotos obtenidos se cultivan 1-2 días más hasta que los embriones son seleccionados según su calidad morfológica para su transferencia al útero; la cual se realiza mediante un catéter de transferencia y sin anestesia. Pasadas 48 horas de la transferencia, la paciente puede reanudar su actividad diaria siempre que esta no sea demasiado estresante. La paciente seguirá un tratamiento hormonal hasta que aproximadamente 14 días después se realice un test de embarazo en orina. Una vez realizado el test la pareja puede reanudar su actividad sexual normal.

Con los embriones sobrantes y que sean de buena calidad, se procederá a su congelación en nitrógeno líquido a temperaturas de –196ºC por un período máximo de 5 años.

CONTACTO
Lcda. Mercedes Ramírez
Teléfono 809-706-7414
E-mail: mdesramirez@yahoo.es