Inyección Intracitroplásmatica de Esperma (ICSI)

La técnica consiste en la inyección de un sólo espermatozoide en el interior del óvulo.

Las indicaciones para la microinyección tuvieron su origen en el factor masculino severo, aunque hoy en día también se emplea en casos en los que ha fallado la FIV o en los que ha habido un bajo porcentaje de fertilización con la FIV, y también cuando existe una mala calidad de los óvulos.

Los óvulos y su extracción son obtenidos para esta técnica de la misma forma que para la FIV convencional. La diferencia es que en este caso los óvulos una vez obtenidos del ovario, son denudados (separados de las células que los rodean) para observar su maduración. Sólo los óvulos maduros serán microinyectados con uno sólo de los espermatozoides seleccionados de la muestra de semen de la pareja. Los espermatozoides en algunos casos será preciso obtenerlos directamente del testículo.

Los óvulos microinyectados se mantienen en el incubador hasta el día siguiente, cuando se evalúa la fertilización.

El resto del proceso que incluye la transferencia embrionaria y la posible congelación de embriones sobrantes, es similar a la FIV.